Corazón de Escamas, una novela de Rafael Clavijo

Rafael Clavijo ha vuelto a casa. Después de tantos años de arduo trabajo, desarrollando un notable espíritu emprendedor, conocedor de la importancia de una formación variada y multidisciplinar para triunfar en una sociedad exigente y competitiva, vertebra su juventud en distintas universidades para dar forma al que siempre ha sido un espíritu inquieto, curioso e interesado por múltiples facetas. “Mis inquietudes van desde el cine, la literatura, el periodismo, hasta incluso una vocación antigua por la interpretación” así define este escritor su impulso creativo.

03

Rafael Clavijo ha vuelto a casa. Curtido en mil batallas, a pesar de su juventud, con la experiencia que otorga el esfuerzo constante, la lucha diaria por evolucionar, por crear, por innovar, por dedicarse a las Artes en unos tiempos carentes de sensibilidad cultural. Ha vuelto y nos ha conmovido el reencuentro: dijimos “hasta siempre” a un joven tímido, callado, con un espléndido mundo interior, y ahora recibimos de nuevo con los brazos y el corazón abiertos a un ser excepcional, que no ha olvidado sus orígenes, que se ha emocionado con los múltiples recuerdos del Colegio en el que vivió tantos años, un escritor que aprende a serlo poco a poco, como todo lo bueno, “a fuego lento”, sin prisas…

La experiencia que sus profesores han vivido hoy es indescriptible: un orgullo y una satisfacción muy profundas, el anhelo humilde de que quizás, sólo quizás, un poquito de ese talento se ha fraguado en nuestras aulas y que hemos servido de estímulo en su evolución artística.

Rafael Clavijo, nuestro Rafa, ha vuelto a casa. Nos ha traído bajo el brazo su don más preciado, su libro, su ópera prima, Corazón de escamas, una novela escrita desde el corazón, una apología de la superación personal, del “levantarse después de haber caído al abismo”, una historia, en definitiva, que nos atrapa y nos arranca, como todos los buenos libros, una reflexión profunda y estremecedora: la lucha por la supervivencia en una sociedad que nos exige el mil por mil , que nos adula y elogia ante el éxito, pero nos repudia y olvida cuando llega el fracaso. Conmovedora lección para nuestros jóvenes alumnos, a los que recomendamos fervientemente su lectura.

Gracias por haber vuelto, por haber compartido con nosotros tus inquietudes, tus miedos, tus planes de futuro, tu confianza en el mañana, en definitiva, un pedacito de tu alma.
No olvides nunca, Rafa, que no se necesita invitación para regresar a casa. ¡Hasta pronto!

[nggallery id=901]


semana-cultural-CAJA

marzo 23, 2018