La inclusión como medio para llegar a la Paz

Otro año más tuvo lugar la celebración del Día de la Paz por parte de los alumnos de segundo ciclo de Secundaria y Bachillerato. Se trató de un acto breve y sencillo, pero con una gran carga emotiva y creativa, en torno al tema de la inclusión y todo lo que esta implica. Entre reflexiones y discursos, hubo tiempo para cantar y ahondar sobre qué significa la inclusión y cómo nos conduce a la paz. Una paz, que también se vio representada en la tradicional suelta de palomas al final del acto.

¿Qué es la paz?, ¿Por qué celebramos un día en torno a ella cada 30 de enero? Quizás porque merece la pena ser recordada de tanto en tanto, para ponerla en valor y recapacitar en torno a su significado y ayudarnos así, a ser mejores personas. Porque vivir con paz, además de evitar la guerra, implica entender una serie de valores como la tolerancia, el respeto, la solidaridad o la aceptación, primero la de uno mismo, y después, la de todos los demás. Tiene que ver mucho con la inteligencia y con la madurez como individuo y desde luego tiene que ser también un principio que rija nuestro comportamiento todos los días. Por ello, la escuela en general y nuestro Colegio en particular, es un buen lugar para trabajar la paz, entenderla y ponerla en práctica día a día, a través de la convivencia dentro de las aulas, el trato entre alumnos, profesores y demás personal. Pero también debe ser exportada fuera de las paredes del Colegio para convertirla en un modelo de vida que se debe reflejar dentro del hogar o en la sociedad, como jóvenes ciudadanos, para el día de hoy y el de mañana.

Y, sin lugar a dudas, debe celebrarse cada 30 de enero, aunque sólo sea para regresar a ella y ponerla un poco mejor en práctica. Por ello, el pasado acto tuvo lugar en el patio de la parte alta, en donde, tras una breve introducción, tuvo lugar el discurso de la profesora de inglés Mey, que hizo una interesante y profunda disertación sobre el concepto de inclusión y lo que puede trabajarse dentro y fuera de las cuatro paredes de Centro. Luego, dos alumnos de cada curso fueron leyendo frases sobre la inclusión, al tiempo que portaron estandartes, elaborados junto al profesor Salvador, con imágenes sobre el tema elegido. Entre medio, se cantaron canciones que giraban en torno al respeto y la paz, para que, finalmente el alumno Pablo Hernández casi cerrara el acto con un emotivo y ejemplar discurso que se preguntaba sobre qué es y qué no es la inclusión y qué clase de mundo sería este si se pusiera más en práctica. La celebración se terminó con la ya indicada “suelta de palomas” mientras sonaba la canción “We are the world”, antes de regresar a las aulas y dar por concluido esta significativa celebración.

febrero 4, 2020