Semana del Libro: Riqueza de Espíritu

Albores del siglo XXI: sociedad industrializada, dominio absoluto de la ciencia, evolución y progreso tecnológico del hombre hacia cotas jamás soñadas… consecuencia: el ser humano ha alcanzado todas sus metas, es seguro, autónomo, libre de pensamiento, con el poder de elección y actuación que le proporciona su capacidad crítica, gracias a unos valores morales férreos que le ayudan a actuar con coherencia y honestidad, sin dejarse manipular por las opiniones de los demás (su formación cultural y académica se lo permiten)… ¿paradoja?

libro

Nunca antes nuestra sociedad ha necesitado tanto un regreso a lo ancestral, a lo arcaico, no por viejo y obsoleto, sino por consolidado: una mirada curiosa hacia lo que nos define: la humanidad. Aceptar, entender y aprender que leer derriba las murallas de la ignorancia y que es la mejor de las herramientas para construir un futuro, donde la libertad de pensamiento y expresión reinen frente al inconformismo y la desidia.

Las nuevas generaciones soportan el plomífero peso de construir un mundo mejor, multicultural, globalizador y empático, y por ello la lectura sigue siendo clave, sinónimo de una sociedad que precisa formarse y no conformarse, evolucionar en conocimiento, ya que éste se traduce en poder, el poder que nos otorga un aprendizaje constante y sin límites. Éste es el mejor legado que podemos dejar a estos jóvenes: formación, mentes abiertas, tolerancia… cultura.

[nggallery id=922]

Nuestro Centro sigue apostando por la CULTURA, por el conocimiento y, por tanto, por la lectura y su influencia sobre las nuevas generaciones. En este marco, hemos celebrado un año más la Semana del Libro, con diferentes actos que potencian en el alumno el gusto y la afición por la lectura, no sólo como método de entretenimiento sino como refugio ante la ignorancia y el desconocimiento.
Recibimos a Cecilia Domínguez , Premio Canarias de Literatura, defensora de las Letras Canarias y de su papel en nuestros días, que impartió una charla sobre Pedro García Cabrera, poeta y uno de los mayores referentes de la lírica canaria en un periodo en el que las Islas vivían inmersas en un triste “silencio amordazado”; disfrutamos de toda una lección de vida por parte de una gran poeta, que ha sufrido la represión de mente, de espíritu y de palabra en un periodo crucial para la literatura española.

Asimismo, contamos con la presencia de Sergio García Clemente, ganador del Primer Certamen Internacional de Aforismos José Bergamín, que nos deleitó con una ponencia sobre el aforismo, sus orígenes y evolución a lo largo de los siglos. Compartió con nosotros algunas de sus creaciones, sutiles retazos de inspiración poética y reflexiva, despertando la admiración en los alumnos, que también se atrevieron a escribir algunos ejemplos de este tipo de texto. Interesante y enriquecedora propuesta en una época en que la inmediatez y la brevedad parecen ser la clave en el ámbito comunicativo. La profunda reflexión y el dominio lingüístico, con hermosas pinceladas poéticas, muestran al lector todo un mundo de ideas y de pensamientos que requieren una introspección íntima y vital.

Siempre es grato, por otro lado, recibir con los brazos abiertos a un antiguo alumno, convertido ya en escritor: Rafael Clavijo nos visitó, como ya hiciera en la Semana Cultural, para presentarnos su libro Corazón de escamas, una conmovedora historia de lucha, esfuerzo y superación en el terreno del deporte y de las relaciones humanas: todo un ejemplo de cómo la familia y el entorno afectivo son claves en la redención de los errores del pasado. Su cercanía y humildad conquistaron una vez más a nuestros alumnos.

El teatro jugó también su papel en esta semana, de la mano de Ricardo del Castillo, integrante de la compañía teatral Morfema, que escenificó El Lazarillo de Tormes. Una puesta en escena novedosa, con un único actor en los distintos papeles y sin apenas elementos de utillaje, que juega con la imaginación del espectador para recrear los distintos pasajes de la obra. Descubrimos, una vez más, la atemporalidad de la genial obra, que sigue arrancando aplausos entre el público más joven.

Además, dos proyecciones de películas basadas en obras literarias, Un monstruo viene a verme y Todo, todo, sirvieron de unión entre dos mundos: el literario y el cinematográfico, demostrando una vez más cómo ambos lenguajes pueden conjugarse y dar lugar a la emoción.

Por último, los alumnos plasmaron su talento en una exposición, donde sus creaciones tomaron vida en forma de poemas, relatos, sentencias… y otras representaciones literarias, constatación de que los jóvenes siguen respetando y valorando la palabra y sus manifestaciones artísticas.

Un año más, nuestros alumnos han experimentado el hermoso y cautivador influjo de las palabras, comprendieron lo importante que es valorar nuestra idiosincrasia y raíces disfrutando de las letras canarias, vivieron la magia del teatro y se percataron de cómo los libros, el conocimiento, la cultura proporcionan riqueza, mucha riqueza, la verdadera riqueza: la de espíritu.

mayo 3, 2018