Visita al Museo de la Naturaleza y el Hombre

Los alumnos de 4º de la ESO tuvieron la oportunidad de asistir, en el marco de la asignatura de Geografía e Historia de Canarias, al Museo de la Naturaleza y el Hombre que se encuentra situado en Santa Cruz de Tenerife. Una vez allí disfrutaron de una visita guiada que les permitió recorrer la historia, la etnografía y la naturaleza que alberga nuestro archipiélago.

11

Visitar un museo es abrir una ventana hacia el conocimiento. Si este viene además acompañado de curiosidad por parte de los visitantes, la experiencia puede ser aún mejor. Eso fue lo que le ocurrió recientemente a 4º de la ESO en la salida hacia el Museo de la Naturaleza y el Hombre. Para empezar, nada más llegar, recibieron una charla sobre el edificio, un antiguo hospital civil, diseñado en estilo neoclásico que hoy constituye un Bien de interés Cultural y que fue restaurado para integrar muestras arqueológicas, naturales y bioantropológicas.

Una vez en las instalaciones y divididos en dos grupos, los alumnos se adentraron en las diferentes salas en donde explicaban las características de la fauna y vegetación de Canarias, además de los diferentes paisajes y relieves que atesoran cada una de las siete islas de la región macaronésica. Así, valoraron la desaparición del bosque termófilo y la importancia de la laurisilva, una formación casi exclusiva en el mundo. Además, pudieron ver, tanto en vídeo como en maquetas, las diferentes especies vegetales y animales que habitan en los distintos ecosistemas, desde el delfín mular hasta el pinzón azul, pasando por el famoso cernícalo o plantas como la violeta del Teide, el tajinaste o el drago.

Pero no todo fue naturaleza y geografía, sino que también hubo espacio para la Arqueología y la Historia, especialmente la aborigen y las momias guanches, una de las muestras más impresionantes que posee el museo. Momias, de jóvenes, adultos y niños de hace más de 500 años, que se encuentran muy bien conservadas y constituyen un legado antropológico de la cultura que habitaba la isla antes de la Conquista castellana.

[nggallery id=720]

Pero es que además de todo lo dicho, también hubo espacio para recorrer salas de utensilios aborígenes y conocer varios tipos de rocas y minerales que se encuentran tanto aquí, como fuera de nuestro archipiélago. ¡Hasta un meteorito llegaron a tocar! En cualquier caso, tras dos horas y media de visita regresaron de nuevo a la guagua rumbo al Colegio, donde seguirían disfrutando de las clases tras haber pasado toda la mañana fuera de las aulas en una visita que valoraron positivamente.

Como es lógico, faltó tiempo para apreciar todo lo que ofrece el Museo, por lo que tendrán que regresar en otra ocasión (los que quieran, claro está) para seguir resolviendo misterios… Mientras tanto toca continuar aprendiendo en el Colegio, que ya va quedando menos para el final del trimestre y el curso.

mayo 24, 2017